El trasplante capilar un tratamiento probado para la pérdida capilar en hombres.

Estás en: Inicio » Blog » ¿Qué tratamiento existe para la pérdida capilar en hombres?

¿Qué tratamiento existe para la pérdida capilar en hombres?

Anterior Siguiente
(0) 12/05/2014 18:38h

Hay muy pocos tratamientos científicamente probados y aprobados por la FDA para la pérdida capilar. Hay miles de productos y declaraciones no contrastados que dicen contribuir a que el cabello vuelva a crecer. Numerosos acondicionadores, champús, vitaminas y otros productos afirman servir para hacer crecer el pelo de alguna manera indeterminada. Nioxin es una marca popular de champús para la pérdida capilar y, sin embargo, no hay evidencia definitiva que demuestre su mayor eficacia frente a los champús normales. Estos productos son, por lo general, inofensivos pero no suelen contar con pruebas científicas que los sustenten y son, en consecuencia, potencialmente inútiles. Para ralentizar la pérdida capilar, existen por lo menos cuatro opciones básicas que sí son potencialmente eficaces. Estas opciones incluyen los medicamentos de mantenimiento del estilo de minoxidil, Propecia y Avodart, destinados a un uso prolongado. Dejar de utilizarlos no parece empeorar o exacerbar la pérdida capilar previa; dicho de otro modo, abandonar la medicación no le llevará a estar peor que antes de empezar a tomarla.

Trasplante capilar FUE

Minoxidil (Regaine)

Esta medicina tópica no necesita receta médica y tanto hombres como mujeres pueden utilizarla. Funciona mejor en la coronilla y es menos eficaz en la parte frontal del cráneo. El minoxidil se presenta en solución al 2%, 4% y 5% (extra fuerte) y también en un nuevo formato con consistencia espumosa o tipo mousse. El Regaine puede hacer crecer algo de cabello, aunque resulta más efectivo a la hora de mantener el existente. Tiene pocos efectos secundarios, sin embargo el principal problema de este medicamento es la necesidad de continuar aplicándolo una o dos veces al día y la mayoría de los hombres se cansan de hacerlo después de una temporada. Además, el minoxidil tiende a ser menos eficaz en la parte delantera de la cabeza que es, precisamente, donde la calvicie incomoda a la mayor parte de los pacientes. Se debe emplear con precaución: si se aplica inadvertidamente en la piel de la cara o del cuello, puede hacer que crezca vello en estas zonas.

Finasterida (Propecia)

Este medicamento cuenta con la aprobación de la FDA para su uso en hombres con pérdida capilar de tipo androgénico. Aunque no está igualmente aprobado para su uso en mujeres, ha sido empleado “fuera de las indicaciones autorizadas” en mujeres con pérdida capilar androgénica, no encintas ni planificando un embarazo. La finasterida pertenece a una clase de medicinas llamadas inhibidores de la alfa-5 reductasa y se cree que contribuye a reducir la pérdida de cabello bloqueando la acción de las hormonas naturales sobre los folículos pilosos del cuero cabelludo. La Propecia es una versión a una dosis más baja de un medicamento cuya forma comercial se denomina Proscar y que ayuda a encoger la próstata agrandada en hombres de mediana edad y mayores. Las mujeres, en especial las gestantes y las que están buscando quedarse embarazadas, no deben entrar en contacto con las cápsulas de finasterida. Tocar el contenido de estas cápsulas supone riesgo potencial de daño al feto masculino y las mujeres que accidentalmente toquen cápsulas que goteen deben lavarse la zona afectada para evitar efectos secundarios.
 
Las pastillas de Propecia 1 mg se adquieren con receta médica y se toman una vez al día. La Propecia puede hacer crecer el pelo y aumentar su grosor hasta cierto punto en algunos casos, aunque se usa fundamentalmente para conservar el cabello existente. Los estudios han demostrado su eficacia frente a algunos tipos de pérdida capilar, así como que debe usarse entre seis y doce meses antes de evaluar sus efectos finales. Este medicamento no “funciona” en días o semanas y el inicio de las mejoras visibles tiende a ser gradual. Puede estar más indicada en hombres que poseen suficiente pelo que conservar, aunque también puede ayudar a que vuelva a crecer algo de cabello. Los posibles, aunque improbables, efectos secundarios incluyen impotencia y disminución del impulso sexual (líbido). Según las investigaciones realizadas, estos efectos secundarios  aparecen con una frecuencia ligeramente superior a la de la población en general y son reversibles, desapareciendo cuando se suspende la medicación. Tomar Propecia una vez al día parece más fácil que aplicar las dosis necesarias de minoxidil, pero la perspectiva de tener que tomar una pastilla diariamente durante años no gusta a todo el mundo. También está la cuestión del precio, que oscila entre los 50 y los 70 euros al mes y, por lo general, no es asumido por la mayoría de las aseguradoras de salud.

Dutasterida (Avodart) 

Se ha empleado recientemente “fuera de las indicaciones autorizadas” para tratar la pérdida capilar masculina. Está aprobada por la FDA y primordialmente se usa para tratar el agrandamiento de próstata (hiperplasia prostática benigna o BPH). La dutasterida es similar a la finasterida (Propecia, Proscar) y pertenece al grupo de medicamentos conocidos como inhibidores de la 5-alfa reductasa. Es posible que la dutasterida resulte útil ante la pérdida capilar porque actúe bloqueando la producción o fijación de alguna sustancia natural en los folículos capilares del cuero cabelludo. A pesar de que la FDA no ha aprobado su utilización en mujeres, sí se ha empleado fuera de las indicaciones autorizadas en mujeres con pérdida capilar androgénica que no estuvieran gestando ni planificando un embarazo durante el consumo de la sustancia. Las mujeres, en particular quienes están encintas o buscan estarlo, no deben manejar las cápsulas de dutasterida: entrar en contacto con el contenido de las cápsulas podría producir daños a un feto masculino y, si tocan accidentalmente cápsulas que goteen, deberían lavarse las manos de inmediato con agua y jabón. También hay un periodo de eliminación de seis meses al terminar de tomar el medicamento, durante el que no está permitido donar sangre.

Análogos de la prostaglandina

Recientemente ha empezado a testarse el potencial de un grupo de medicamentos tópicos, llamados análogos de la prostaglandina, para volver a hacer crecer el cabello. Podrían emplearse en hombres y en mujeres. El uso de estas medicinas para la pérdida capilar aún no ha sido aprobado por la FDA y, en la actualidad, se utilizan fundamentalmente para mejorar las pestañas. Una de estas nuevas medicinas se llama bimatoprost (Latisse). Son necesarios más estudios y pruebas para determinar la eficacia de estos productos frente a la pérdida capilar, aunque la solución de bimatoprost se ha usado en ocasiones fuera de las indicaciones autorizadas como coadyuvante en casos específicos. Por el momento, la FDA solo la aprueba para el uso cosmético mencionado: las investigaciones demuestran su utilidad en el tratamiento de la hipotricosis de pestañas (pestañas cortas o poco abundantes), ya que aumentan su crecimiento, tanto en longitud como en grosor y oscuridad. Esta medicina también se despacha con el nombre de Lumigan, producto empleado para tratar el glaucoma. Se desconoce cómo funciona exactamente a la hora de hacer crecer el cabello, aunque se cree que alarga la fase anágena (activa) de crecimiento capilar. Curiosamente, durante un uso médico rutinario del colirio Lumigan en pacientes con glaucoma, se constató de forma casual que las pestañas se alargaban y engrosaban en muchos de ellos, lo que llevó a realizar ensayos clínicos al respecto y a la aprobación del uso cosmético de Latisse para las pestañas.

Un Trasplante Capilar

Finalmente, existe la opción quirúrgica: efectuar un trasplante capilar. Aunque los medicamentos mencionados anteriormente pueden funcionar bien a la hora de conservar el cabello existente o, incluso, hacer que crezca en áreas donde está clareando, es muy poco probable que hagan crecer cabello nuevo en zonas totalmente despobladas del cuero cabelludo. En esta situación, la única forma de restaurar el pelo perdido es un trasplante capilar.

Anterior Siguiente
Transplante capilar

Comentarios (0)

Hacer un comentario.

Todos los campos son obligatorios. Los comentarios serán revisados antes de su publicación. Su email sólo será utilizado para informarle del estado de su comentario, en ningún caso será publicado ni proporcionado a terceros. Etiquetas Xhtml permitidas: <strong>, <em>, <a>

Escriba el texto mostrado en la imagen.
Subir Member of ISHRS

Técnica FUE · Trasplante Capilar · Experto Madrid
Trasplante Capilar - Clínica Luso Española, Calle Castelló, 68, 28001 Madrid
Tel: 91 101 21 77

Aviso Legal - Mapa Web - Accesibilidad - Diseñador Web Diseño web profesional

Trasplante Capilar Injerto Capilar Trasplante Capilar Madrid Trasplante Capilar FUE Injerto Capilar FUE La técnica FUE Trasplante FUE